-------- Forwarded Message --------

Subject: [redesastres-l] Estudios moleculares relacionados con el hongo fitopatógeno Fusarium oxysporum
Date: Mon, 9 May 2016 11:07:29 -0500
From: Odaylin Plasencia Márquez < Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. >;
To: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

Los Científicos de la Universidad de Córdoba han descubierto la estrategia que emplea el hongo Fusarium oxysporum, que produce importantes daños en los cultivos del plátano y del tomate. El patógeno utiliza una molécula parecida a la de su hospedante para evitar la detección por el sistema inmune de las plantas que infecta.

El hongo produce una proteína muy parecida a la producida por el vegetal, que no solo bloquea la acción defensiva, sino que además vuelve más agresivo al patógeno.

Un entorno más alcalino hace que la raíz frene su crecimiento, por lo que la adquisición de nutrientes por la planta se ralentiza, esta  secreta una hormona llamada RALF para regular su propio pH y así crecer y desarrollarse correctamente.

Muchos hongos patógenos tienen la capacidad de elevar el pH de la planta, aunque hasta ahora no se conocía el mecanismo de la alcalinización ni tampoco su importancia en la infección. Ahora, el equipo de la UCO, ha descrito que el aumento del pH activa una proteína del hongo fundamental para atacar la planta. Con esta proteína, el agente se vuelve más infeccioso.

En un trabajo experimental realizado en tomate (Solanum lycopersicum), los investigadores observaron que la planta no reconoce como extraño al hongo, ya que emplea herramientas genéticas similares a las del vegetal, concretamente el efector RALF, cuya secuencia genética comparte con la planta.

De esta manera, el hongo evade el sistema defensivo, al mismo tiempo que modifica el pH de la planta. En el ambiente más básico, el efecto es doble: no solo deja de crecer la raíz de la planta, sino que el propio invasor se vuelve más agresivo.

El grupo estudió la infección del hongo en un mutante de la planta modelo Arabidopsis thaliana, con mutación en el receptor para la hormona RALF. Aquellas plantas que tenían alterado su sistema de regulación del pH no eran capaces de reconocer tampoco al hongo, por lo que resultaban menos afectadas por el ataque que las que sí detectaban al patógeno.

Este trabajo ha sido publicado recientemente en la revista Nature Microbiology.

Ver más en

Sara Masachis, David Segorbe, David Turrà, Mercedes Leon-Ruiz, Ursula Fürst, Mennat El Ghalid, Guy Leonard, Manuel S. López-Berges, Thomas A. Richards, Georg Felix and Antonio Di Pietro, "A fungal pathogen secretes plant alkalinizing peptides to increase infection". Nature Microbiology. (2016) 16043. doi: 10.1038/NMICROBIOL.2016.43

January 18, 2021. Centro Nacional de Sanidad Agropecuaria, webmaster@censa.edu.cu .