-------- Forwarded Message --------

Subject: [redesastres-l] poliserositis porcinas
Date: Wed, 24 Feb 2016 11:48:52 -0500
From: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
To: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

¿Son un complejo las poliserositis porcinas?
Resultados de un estudio llevado a cabo en 2014 y 2015 en España
jueves 11 de febrero del 2016, 11:30h
http://albeitar.portalveterinaria.com/noticia/14595/Articulos-porcino/complejo-poliserositis-porcinas.html
Los autores observaron en su laboratorio un incremento de recepción de  
casos con lesiones de poliserositis. En la mayoría de brotes existía  
falta de eficacia de los tratamientos preventivos con antibióticos y  
presentaban lesiones nasales asociadas. Decidieron hacer un estudio de  
ámbito español durante 2014 y 2015.
Josep Casas Salvans, María Luisa Amoribieta López, María Casas  
Amoribieta, Pepita Mas Salvañá y Josep Rierola Alibés
OvisLab S.L.
Sant Sadurní, 18
08450 Llinars del Vallès
Barcelona (España)

 Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
 
Imágenes cedidas por los autores
Artículo publicado en la revista Suis nº 124, enero-febrero 2016.
Las serosas son unas membranas formadas por una capa epitelial  
(mesotelio) simple, avascular y secretora, que produce un líquido  
seroso lubrificante; y una capa de tejido conectivo subyacente muy  
vascularizada e inervada. Entre sus principales características  
destacamos que:
    Forman sacos carentes de abertura, destinados a rodear diversas cavidades.
    Son consideradas órganos de revestimiento que facilitan la  
dinámica de las vísceras.
Las funciones de estas membranas son tapizar las cavidades,  
proporcionar lubrificación para reducir la fricción, filtrar y retener  
partículas, sujetar los órganos dentro de las cavidades, etc. Estas  
membranas tienen una doble capa; por un lado, la serosa visceral es la  
que rodea al órgano y por otro, la serosa parietal, la que rodea a la  
pleura.
Las principales serosas son:
    El peritoneo: tapiza la cavidad abdominal, envolviendo a gran  
parte de los órganos digestivos.
    El pericardio: tapiza el corazón.
    La pleura: tapiza los pulmones.
    Las membranas sinoviales: tapizan la superficie interior de la  
cápsula articular.
    Las meninges: tapizan el cerebro, el cerebelo y la médula espinal.
La inflamación de las membranas serosas se denomina serositis y pueden  
producirse cuadros con inflamación simultánea de varias serosas. Son  
exudativas, es decir, la inflamación forma un líquido similar al suero  
en aspecto y composición, que cuando el epitelio se altera permite su  
paso a plasma, donde dará lugar a una inflamación fibrinosa, con  
separación y precipitación de la fibrina. Cuando esto se contamina,  
debido a que es muy rico en nutrientes, producirá una inflamación  
fibrinopurulenta.
Casos de poliserositis
La recepción en nuestro laboratorio de muestras para el estudio de  
casos con clínica de poliserositis experimentó un aumento  
significativo a partir de mediados del 2012 que se consolidó y  
continuó progresando en 2013.
La edad de presentación era la habitual para estas patologías. También  
se pudo constatar que en muchas ocasiones los animales donantes de las  
muestras presentaban lesiones asociadas de rinitis atrófica (figura  
1), que no se tenían en cuenta o pasaban desapercibidas en el campo.
Figura 1. Rinitis atrófica.
Otra particularidad interesante de las historias eran los tratamientos  
preventivos sistemáticos que recibían los animales afectados con  
antibióticos de eficacia probada. Estos eran administrados casi  
siempre en el pienso, algunas veces en agua, en menos ocasiones por  
vía parenteral, pero las problemáticas persistían en el tiempo sin que  
se solucionaran.
Todo lo anterior contribuyó a animarnos para realizar este estudio.  
Por medio de la colaboración de nuestra clientela habitual, recibimos  
un total de 54 casos desde distintos lugares de España durante el  
periodo 2014-2015.
Se analizaron dos lechones por caso, siempre procedentes de  
maternidades y posdestetes con presentación habitual de esta  
problemática y en muchas ocasiones con las particularidades  
anteriormente descritas. En las explotaciones estudiadas, antes de la  
selección de animales enfermos se suspendieron todos los tratamientos  
metafilácticos en madres y lechones. De esta forma se pretende que el  
estudio refleje el microbismo real, sin interferencias antibióticas.
Se efectuó un inventario sistemático de todos los gérmenes  
potencialmente capaces de producir lesiones de poliserositis, sin  
olvidar Mycoplasma hyorhinis, porque la estimación de su prevalencia  
en España es de especial interés en este caso.
También se estudió la prevalencia y etiología de las lesiones nasales  
asociadas y se inició una encuesta sobre el papel de las medicaciones  
que actualmente se está completando. Además del inventario de  
patógenos, el objetivo era valorar la posibilidad de que esta  
patología constituyera un complejo, caracterizado por la  
multietiología y la participación de otros factores causales además de  
los tradicionalmente admitidos.
Material y Métodos
Se estudiaron 54 casos clínicos (111 animales), que presentaban  
habitualmente lesiones de poliserositis en las necropsias.
En la gran mayoría se había intervenido previamente con diversos tipos  
de medidas: higiene, ambiente, fármacos, etc. sin éxito en el control  
y persistencia en la presentación del cuadro lesional.
Se analizaron dos lechones por caso, sin medicar, escogidos en el  
momento de presentación habitual (final de lactación, isowean, inicio  
wean-to-finish...), y que expresaban claramente la patología típica.
Necropsia
Se realizó la necropsia de todos los animales recibidos. Se evaluaron  
las articulaciones, observando la presencia o no de tumor y/o calor,  
el aspecto y cantidad de la sinovia, las membranas sinoviales y el  
estado de la cápsula (figura 2); en la cavidades torácica y abdominal,  
el aspecto de las serosas parietal y visceral y la presencia, el  
volumen y el aspecto de derrames (figuras 3 y 4); en las meninges, la  
congestión y el incremento y el aspecto del líquido cefalorraquídeo  
(figura 5); y en los cornetes nasales, la integridad y el grado de  
lesión según un score normalizado.
Figura 2. Evaluación de la articulación.
Figura 3. Cavidad torácica y abdominal con presencia de fibrina.
Figura 4. Aspecto de las serosas parietal y visceral.
Figura 5. Congestión de meninges.
En los casos en que se recibieron más de dos lechones se escogieron  
para su estudio los que presentaban las lesiones más claras, recientes  
e intensas.
Se tomaron muestras de pulmón y cornete nasal (figura 6), después de  
cortada la jeta a nivel del primer premolar, en todos los casos,  
aunque no presentaran lesiones y de todos aquellos tejidos que sí que  
las presentaban (figura 7) y/o aumento de volumen o alteración de su  
aspecto en líquidos y derrames.
Figura 6. Lesión en los cornetes observada en la necropsia.
Figura 7. Pericardio con presencia de inflamación fibrinosa.
Cultivo
Para el estudio bacteriológico se inocularon placas de Agar-Sangre  
(base Columbia), Agar-Sangre (base Columbia) con Staphylococcus aureus  
Cowan nursey, Agar Chocolate, Agar Sangre con nalidíxico + colistina,  
Agar MacConkey y Agar PPLO.
Los medios generales se incubaron a 37 ºC en atmósfera aerobia durante  
24 horas que se prolongó a 48 horas para el Agar MacConkey. El Agar  
PPLO se incubó a la misma temperatura en atmósfera de CO2 durante 3-5  
días.
La identificación presuntiva de las colonias se realizó según sus  
caracteres fenotípicos y se confirmó su identidad con pruebas  
bioquímicas y/o serológicas.
Los microorganismos diana son los recogidos en la tabla 1 y se decidieron
considerando todos los patógenos admitidos y potencialmente capaces de  
producir serositis. Se identificaron todos los aislamientos anotando  
los no diana como “otros hallazgos”. Bordetella bronchiseptica se  
clasificó en este apartado.
Otras técnicas
Como complemento se realizaron técnicas moleculares, PCR a tiempo real  
para Actinobacillus suis, Mycoplasma hyorhinis, Haemophilus parasuis  
(detección del gen de patogeneicidad vta A9) y para la detección de  
cepas de Pasteurella multocida toxigénica.
Resultados
Los resultados obtenidos quedan expuestos en las tablas 1, 2, 3 y 4.
La tabla 1 muestra las lesiones encontradas en las necropsias y el  
porcentaje de cada una de ellas respecto del total de casos, el  
porcentaje de aislamientos por patógeno respecto de cada lesión  
estudiada y los resultados de virulencia y toxigenicidad de las cepas  
aisladas de Haemophilus parasuis y Pasteurella multocida  
respectivamente.
La tabla 2 muestra la diferencia en el número de aislamientos  
positivos cuando se comparan los resultados obtenidos de animales con  
o sin atrofia de cornetes nasales, en todos los casos y para todos los  
patógenos diana.
La tabla 3 muestra el número de patógenos diana encontrados por caso  
estudiado y resume las situaciones de multietiología.
La tabla 4 muestra los casos con aislamiento positivo de Bordetella  
bronchiseptica y la frecuencia de su asociación con otros patógenos  
diana.
En el caso de Actinobacillus suis y Haemophilus parasuis no se  
apreciaron diferencias significativas entre los resultados obtenidos  
por cultivo y por PCR. En el caso de Mycoplasma hyorhinis se  
apreciaron ligeras diferencias, con un mayor número de positivos (34)  
por PCR que por cultivo tradicional (28).
Los microorganismos calificados como “otros hallazgos” no se mencionan  
en las tablas, excepto Bordetella bronchiseptica, por el escaso número  
de aislamientos, fueron Staphylococcus aureus (3), Trueperella  
pyogenes (2) y Streptococcus equisimilis (3).
Discusión
El estudio ha confirmado el importante papel de Haemophilus parasuis  
en los casos de poliserositis, ya que ha sido el patógeno más aislado  
en las serosas respiratorias (tablas 1 y 2).
Los resultados de Mycoplasma hyorhinis coinciden con los datos  
publicados en otros países e indican que debe ser un patógeno a  
considerar en España en la patología estudiada, debido a que es el  
agente más aislado en la sinovia y membranas sinoviales (tablas 1 y 2).
La función predisponente de Bordetella bronchiseptica debe tenerse en  
cuenta a tenor del elevado número de animales con lesiones en los  
cornetes, su aislamiento significativo (tablas 1 y 2) (aunque queda  
por debajo del porcentaje de lesión encontrado), la mayor presencia de  
patógenos en los casos con lesión de cornetes (tabla 2) y  
especialmente el elevado porcentaje de casos en que se encuentra  
asociada a otros patógenos (tabla 4).
Probablemente, el aislamiento de Bordetella bronchiseptica hubiera  
sido muy superior si se hubieran muestreado animales más jóvenes, en  
perjuicio del objetivo principal de este estudio. En animales con  
atrofia avanzada, el microorganismo ya no se encuentra presente. Si el  
objetivo es demostrar la presencia de Bordetella bronchiseptica se  
deben muestrear animales que estén en la primera y segunda semana de  
lactación.
La poliserositis porcina se confirma como un complejo porque en su  
presentación concurren factores infecciosos multietiológicos (tabla 3).
El papel de las medicaciones debe ser estudiado en mayor profundidad.  
Las historias clínicas de los casos estudiados así lo sugieren.
Agradecimientos: Nuestro agradecimiento a Zoetis y su equipo, por su  
generoso patrocinio y apoyo; a los Colegas, Empresas y Ganaderos que  
han referido casos para el estudio, por su esfuerzo e implicación y a  
los Colegas del CReSA y del Minnesota Veterinary Diagnostic  
Laboratory, por su inestimable ayuda y generosidad.
Bibliografía
Brandeburg A.C. Bordetella rhinitis in pigs: serum and nasal antibody  
response to Bordetella bacterins. Can J Comp Med. 1978 Jan; 42(1):  
23–28.
Brockmeler S.L., Palmer M.V, Bolin S.R., Rimer R.B. (2005) Effects of  
intranasal inoculation with Bordetella bronchiseptica, porcine  
reproductive and respiratory syndrome virus, or a combination of both  
organisms on subsequent infection with Pasteurella multocida in pigs.  
American Journal of Veterinary Research 62:4, 521-525.
Brockmeler S.L., Palmer M.V, Bolin S.R., Rimer R.B. Effects of  
intranasal inoculation of porcine reproductive and respiratory  
syndrome virus, Bordetella bronchiseptica, or a combination of both  
organisms in pigs. American Journal Veterinary Research. Aug 2000,  
Vol. 61.
Clavijo M.J., Rovira A., Murray D. Mycoplasma hyorhinis Plays  
Determinant Role In Polyserositis Cases. National Hog Farmers. Dec 15,  
2012.
Clavijo M.J., Oliveira S., Zimmeman J., Rendahl A., Rovira A. Field  
evaluation of a quantitative polymerase chain reaction assay for  
Mycoplasma hyorhinis. Journal of Veterinary Diagnostic Investigation.  
2014, Vol 26 (6) 755-760.
Clavijo M., Oliveira S. Tracking Mycoplasma hyorhinis prevalence in  
the farrowing house and nursery using a newly developed real-time PCR.  
2012 Allen Leman Swine Conference 91, 92.
Costa-Hurtado M., Ballester M., Galofré-Milà N., Darji A., Aragon V.  
VtaA8 and VtaA9 from Haemophilus parasuis delay phagocytosis by  
alveolar macrophages. Vet Res. 2012 Jul 27;43 (1) :57.
Goiš M., Kuksa F., Skišák F. Experimental Infection of Gnotobiotic  
Piglets with Mycoplasma hyorhinis and Bordetella bronchiseptica.  
Zentralblatt für Veterinärmedizin Reihe B. Vol. 24, Issue 2, March 1977.
Kumar S., Sing B.R., Bhadwai M., Vidya Sing. Occurrence of Bordetella  
Infection in Pigs in Northern India. International Journal of  
Microbiology. Volume 2014 (2014).
Surprenant C., Drolet R., Gottschalk M., Daigneault J. More  
investigation on the role of Mycoplasma hyorhinis and ther bacteria in  
repeated outbreaks of respiratory signs in nursery pigs. IPVS 2012  
Korea, BP-361.
Surprenant S., Marcelo Gottschalk. A treatment protocol designed to  
control Mycoplasma hyorhinis infection in a commercial herd points out  
to a potential association with Streptococcus suis. 2011 AASV 464.
Zhao Z., Wang C., Xue Y., Tang X., Wu B., et al. (2011) The occurrence  
of Bordetella bronchiseptica in pigs with clinical respiratory  
disease. Vet J 188 : 337–340.
January 27, 2021. Centro Nacional de Sanidad Agropecuaria, webmaster@censa.edu.cu .