REDesastres: intercambio de especialistas Capacitación, Investigaciones, Talleres y Eventos. Contribuir a la reducción de Desastres Sanitarios

redesastres.fw

infodesastre.fw

Noticias

Noticias

16 de mayo de 2015 | 13:00 CET

La mayor epidemia de gripe aviar desatada en Estados Unidos está causando estragos en granjas avícolas de todo el país desde finales de 2014. En los últimos meses se han sacrificado más de 33 millones de animales en 16 estados, afectando sobre todo a la producción de huevos. Las consecuencias de esta crisis, que sigue en aumento declarándose nuevos casos cada día, ya se dejan notar en los precios y afectan a otros sectores.

A pesar de que la cepa de gripe que afecta las aves no tiene apenas riesgos para los seres humanos, su efecto devastador ha llevado a la declaración del estado de emergencia en lugares como Nebraska o Iowa, donde las granjas avícolas tienen un papel fundamental en la economía. El virus se está propagando con enorme rapidez, obligando a sacrificar a millones de animales, afectando a la distribución de huevos en todo el país.

Desde el pasado mes de diciembre se están declarando casos de esta gripe que afecta ya a 15 estados diferentes. El origen de la enfermedad probablemente esté en las aves migratorias que la habrían traído desde Asia, aunque no está muy claro por qué se está expandiendo con tanta velocidad. Hay quien señala a la propia naturaleza de las granjas, en las que viven hacinados miles de animales, como motivo de la rapidez de los contagios.

En cualquier caso, el modo de actuación ante la presencia de la gripe implica el sacrificio de los animales infectados y el tratamiendo adecuado de las instalaciones. Como medida preventiva se sacrifican todas las aves de una misma granja, aunque se trate de animales en principio sanos. La producción de carne de ave y huevos se ve paralizada durante meses en las granjas afectadas, antes de que puedan volver a estar listas para reanudar su actividad normal tras la descontaminación.

Aunque las autoridades han querido tranquilizar a la población en cuanto al abastecimiento de huevos, lo cierto es que el mercado ya está sufriendo las consecuencias de la epidemia. Por ejemplo, en Iowa, uno de los principales estados productores de huevos, se han eliminado 25 millones de gallinas, de las cuales el 90% estaban destinadas a la producción de huevos para la industria de la alimentación.

El precio de los huevos enteros y de los huevos líquidos pasteurizados para hostelería ya ha empezado a incrementarse. Y está preocupando a diversos sectores que podrían verse afectados por la subida de precios de los huevos, como las grandes compañías que elaboran dulces industriales, o los productores de helados, que miran con preocupación a la inminente campaña de verano.

¿Habría que revisar el funcionamiento de las granjas de aves, donde se llevan a los animales al límite para potenciar los beneficios? Está claro que, una vez controlada la situación y frenada la epidemia, las autoridades en Estados Unidos tendrán que plantearse si la crisis podría haberse evitado con otros modelos de producción. Esperemos que la situación no alcance cotas realmente críticas, aunque habrá que revisar las consecuencias económicas a medio y largo plazo.

Vía | The New York Times

http://www.directoalpaladar.com/ingredientes-y-alimentos/crisis-de-gripe-aviar-en-estados-unidos-la-epidemia-pone-en-peligro-la-produccion-de-huevos-y-afecta-a-otros-sectores

http://www.iagua.es/noticias/ep/15/05/12/cambio-climatico-provoca-migraciones-masivas-aves-norte-sur   

12/05/2015 | Europa Press

Temas

Investigación |Cambio Climático

Con desconcertante variabilidad, un gran número de aves de los bosques boreales de Canadá migran cientos o miles de millas al sur de su rango habitual de invierno. Estas llamadas irrupciones se observaron por primera vez por los avistadores de aves hace décadas, pero los factores por los que se producen nunca han sido plenamente explicados.

Ahora, científicos han identificado el patrón climático que probablemente sienta las bases para estas irrupciones, un descubrimiento que podría permitir predecir los eventos con más de un año de antelación.

Los investigadores encontraron que los cambios persistentes en ciclos de auge y caída de precipitación y temperatura impulsan la producción de semillas forestales, que a su vez promueven las migraciones masivas de jilgueros de los pinos (foto adjunta), la más extendida y visible de las migrantes irruptoras. "Es una reacción en cadena desde el clima hasta las semillas para pájaros", afirma el científico atmosférico Court Strong, profesor asistente en la Universidad de Utah, Estados Unidos, y autor principal del estudio.

Los investigadores combinaron observaciones de FeederWatch con datos climáticos en un análisis estadístico

Muchas especies boreales que se alimentan de semillas están sujetas a irrupciones, incluyendo el ampelis europeo ('Bombycilla garrulus') y el ampelis americano ('Bombycilla cedrorum'), carboneros boreales, piquituertos rojos y de alas blancas, pinzones púrpura, el camachuelo picogrueso y el picogordo vespertino, los trepadores de pecho rojo y los pardillos comunes y canosos. Los autores se centraron en el jilguero de los pinos, una especie destacada en el trabajo anterior sobre migraciones irruptivas.

Estudios previos han encontrado pruebas de que las irrupciones son provocadas por la escasez de alimentos causada por el colapso a gran escala de la producción de semillas en los pino del norte, abetos y bosques de abetos. "Hemos sabido durante mucho tiempo que el clima era probablemente importante, pero los análisis previos de los ecologistas no han podido identificar exactamente qué estaba jugando un papel en este fenómeno -dice el ecologista Walt Koenig, científico senior en el Laboratorio de Ornitología de Cornell y coautor del nuevo estudio que incorpora la ciencia del clima-. Es un buen ejemplo del valor del trabajo interdisciplinario".

Para resolver la cuestión, los científicos recurrieron a un notable tesoro de datos recopilados por los observadores de aves de vencindarios como parte del Proyecto FeederWatch, una iniciativa de la ciencia ciudadana dirigida por el Laboratorio de Ornitología de Cornell. Los voluntarios de FeederWatcher registran sistemáticamente avistamientos de aves de noviembre hasta principios de abril e informaron a los científicos de más de dos millones de observaciones de jilgueros de los pinos desde 1989.

Los datos de multitud de fuentes hicieron posible rastrear el movimiento de las poblaciones de aves a escala de todo el continente. Los jilgueros de los pinos se reproducen durante el verano en los bosques boreales de Canadá, en los que se basan en gran medida en semillas de árboles para comer. Cuando las semillas son abundantes, los jilgueros de pino en el este de América del Norte en gran medida se quedan en los bosques de coníferas del norte de Canadá durante el invierno.

Pero cuando la producción de semillas es pobre, los jilgueros de pino y otras aves boreales se mueven a otro lugar para encontrar un hábitat de hibernación con una alimentación adecuada. Durante estos años irruptivos, las poblaciones orientales de jilgueros de los pinos se alimentan tan lejos como el sur de los Montes Apalaches. Las poblaciones occidentales muestran una menor variabilidad en los movimientos irruptivos.

Cambios dramáticos

Observadores de aves aficionados han registrado cambios dramáticos en las migraciones de los jilgueros a largo de los años. El invierno que terminó en 1990, por ejemplo, presentó un "supervuelo" masivo al sur desde el bosque boreal, mientras que durante el invierno de 2004 hubo una ausencia casi total de jilgueros de los pinos boreales en Estados Unidos. El invierno que finalizó en 2009 vio otra gran irrupción al sur desde el bosque boreal, seguido de una muy reducida el siguiente invierno.

En el nuevo estudio, los investigadores combinaron observaciones de FeederWatch con datos climáticos en un análisis estadístico, lo que les permitió vincular los movimientos de población de aves con los patrones establecidos de la variabilidad del clima en América del Norte. Como era de esperar, se encontró que los inviernos extremadamente fríos tienden a llevar a las aves al sur en el año irruptivo.

Observadores de aves aficionados han registrado cambios dramáticos en las migraciones de los jilgueros a largo de los años

Lo más sorprendente es que los investigadores encontraron un patrón tambaleante entre el norte y el sur que influye en las migraciones de aves entre dos a tres años más tarde. Cuando el clima que prevalece es húmedo y frío y desfavorable para la producción de semillas en una región, tiende a ser más cálido y más seco y favorable para la producción de semillas en la otra región.

Este clima "dipolo" tiende a empujar y tirar de las migraciones de aves en todo el continente. La productividad de semillas en un año determinado depende de lo favorable que fue el clima durante los dos o tres años anteriores necesarios para establecer y madurar las semillas, lo que significa que, en principio, podría ser posible predecir irrupciones con hasta dos años de antelación.

El hallazgo también plantea una pregunta sobre el impacto del cambio climático global: ¿podría la perturbación causada por las emisiones masivas de dióxido de carbono interrumpir el acoplamiento entre el norte y el sur de tal manera que se desarrollan simultáneamente condiciones desfavorables, dejando a las aves algunso años con pobres suministros de semillas?

La respuesta se desconoce. "El bosque boreal es el bioma terrestre más grande del mundo y el hogar de más de la mitad de las especies de aves de América del Norte", afirma el coautor Benjamin Zuckerberg, profesor asistente de Ecología de la Fauna en la Universidad de Wisconsin-Madison, Estados Unidos. "Es probable que estas irrupciones, impulsadas "por el clima, son un indicador crítico de cómo el cambio climático afectará a los bosques del norte y sus especies dependientes"

13 mayo 2015

ANÁLISIS - La preocupación de la industria avícola estadounidense ante el virus de influenza aviar que está acabando con las aves del país, lejos de disminuir, aumenta. Escribe Nuria Martínez Herraéz, editora de El Sitio Avícola.

Hasta ahora, unos 25 millones de pavos y ponedoras comerciales han muerto o se han sacrificado a causa del brote de influenza aviar H5N2. En el caso de las ponedoras las cifras son estremecedoras: un estimado de 16 millones de gallinas ponedoras de huevos, solo en el estado de Iowa, están infectadas o se presume que lo están.
Científicos desconcertados ante el brote de influenza aviar

El desconcierto en la comunidad científica es grande: los científicos en el Departamento de Agricultura, los Centros de Control y Prevención de Enfermedades y otros organismos federales no entienden cómo el H5N2 sigue propagándose a pesar de las medidas de bioseguridad en las explotaciones comerciales, mientras que en los gallineros de traspatio prácticamente no hay muertes a pesar de su desprotección.

Esto señala que, a pesar de que se ha culpado a las aves silvestres migratorias de portar el virus, no está claro cómo ha seguido propagándose, dado que una gran parte de las aves infectadas se alojan en establecimientos cerrados.

Los científicos conjeturan que roedores o pequeñas aves silvestres que entraron a los corrales en busca de alimento transportaron el virus. Puede ser culpa de las moscas, ya que se encontró el virus aviar en esos insectos durante un brote en Pennsylvania en 1983 y en Japón en 2004.

El jefe de veterinaria del departamento de Agricultura postuló que el viento lleva polvo y plumas con el virus.

Las medidas de bioseguridad que se siguen en los establecimientos avícolas incluyen mudarse de ropa y calzado antes de entrar a los criaderos, desinfectar los equipos y vehículos y planificar cómo se distribuyen los trabajadores.
¿Por qué la bioseguridad no está frenando el avance del virus?

Sin embargo, el virus sigue su avance imparable. Jim Roth, director del Centro de Inocuidad Alimentaria y Salud Pública del estado de Iowa, señalaba que "algo tiene que transportar el virus dentro [de las instalaciones avícolas]". Sugirió que el más mínimo fallo en las medidas de bioseguridad pueda permitir que una pequeña cantidad del virus entre los galpones y que "una vez que un ave se infecte, lo propague en el interior del galpón".

Mientras que los avicultores tratan de prevenir más focos de este brote con las medidas a su alcance, los investigadores siguen tratando averiguar qué está fallando y por qué la bioseguridad que se aplica en las instalaciones no está siendo suficiente para parar el brote. Sin embargo, reconocen no tener demasiada información al respecto y expertos como la Dra. Sally Noll, de la Universidad de Minnesota, reconocen que se están basando en información histórica sobre el virus para tratar de averiguar cómo se propaga.

La esperanza de todos está en que el virus frene su avance con la llegada del verano y las temperaturas más altas. Sin embargo, el desconocimiento sobre el virus de influenza aviar puede hacer que con la vuelta de las temperaturas más frescas del otoño, el virus reaparezca.

http://www.elsitioavicola.com/poultrynews/30238/ny-si-la-bioseguridad-no-fuera-suficiente/

http://www.iagua.es/blogs/angel-miguel/agua-y-ganaderia-relacion-mas-alla-evidencia

La evaluación de la huella hídrica de sectores con gran demanda de materias primas como la ganadería puede ser de gran interés a la hora de implementar políticas encaminadas a minimizar posibles impactos sobre los recursos hídricos. Con un índice de conversión de 3-9 kg de alimento por kg de peso vivo, la necesidad de agua para producir carne es muy elevada. Por ejemplo, mientras que la huella hídrica de los cereales se estima en unos 0,5 L/Kcal, la carne de cerdo tiene una huella hídrica superior a 2 L/Kcal y la carne de vacuno algo más de 10 L/Kcal. 

Más de la mitad de la huella hídrica de la ganadería española recae en el extranjero, debido a la importación de soja procedente de países latinoamericanos o la importación de trigo o maíz procedente de países europeos o Estados Unidos. Con ello, España, está “ahorrando” el volumen de agua necesario para su producción, externalizando parte de los impactos sobre los países productores. A pesar de que el agua verde es la principal componente de la huella hídrica importada, al proceder de países relativamente húmedos, el uso de fertilizantes y agroquímicos en las cuencas de origen se asocia también con importantes impactos (agua gris). Además, el consumo de agua verde está directamente ligado a la ocupación del suelo, por lo que su uso para agricultura irá en detrimento de otros posibles usos naturales (véase la relación entre cultivo de soja y deforestación en algunas zonas del Gran Chaco).

Ninguna política nacional de agua incorpora el hecho de que la ganadería es de forma indirecta gran consumidor de recursos hídricos

Como consecuencia de la fuerte internacionalización del sector se ha producido un importante crecimiento de la cabaña ganadera española, aumentando la presión sobre los recursos hídricos nacionales, tanto por una mayor demanda de agua para el riego de cereales, como por la posible contaminación derivada de la gestión de los desechos ganaderos.

Por norma general la huella hídrica de un animal criado en un sistema extensivo es muy superior a la de los criados en sistemas industrializados, debido principalmente a factores como la limitación de movimiento, el uso de razas más productivas, la edad de sacrificio o el elevado poder nutricional de los piensos compuestos. Pero si las tres componentes de la huella hídrica son analizadas por separado, prescindiendo de su suma perniciosa, se puede observar que la mayor parte de la huella hídrica asociada a la ganadería extensiva se corresponde con agua verde. El consumo de alimentos procedentes de pastos naturales, rastrojeras, praderas sin riego artificial o localizadas en terrenos marginales para la agricultura, difícilmente puede ser relacionado con una disminución o contaminación de los recursos hídricos a escala de cuenca. Pero cuando la necesidad de recursos externos al ecosistema aumenta, como es el caso de buena parte de la cabaña porcina ibérica española, donde los animales sólo tienen acceso a los pastos durante un limitado periodo de tiempo, sus implicaciones ambientales estarán ligadas a los impactos asociados a la producción de su alimentación.

Otro hecho a tener en cuenta es que la mayor parte de los análisis de huella hídrica realizados hasta el momento no incorporan el agua gris asociada a la gestión de los desechos ganaderos. La aplicación de purines o estiércol como enmienda orgánica en agricultura es una forma habitual de reciclaje de nutrientes, pero si no se realiza de forma controlada, puede suponer una fuente de contaminación. La concentración geográfica característica del sistema industrializado español, unida al fracaso de las plantas de tratamiento de purines, puede agravar dichos impactos. Es el caso de algunas regiones españolas (véase las comarcas de Osona, Cinco Villas o Valle del Guadalentín entre otras), donde el aumento de las zonas declaradas vulnerables a la contaminación por nitratos está muy ligada con el incremento en la cabaña porcina y no de forma exclusiva con la intensificación de la agricultura.

Ninguna política nacional de agua incorpora el hecho de que la ganadería es de forma indirecta gran consumidor de recursos hídricos, siendo recomendable tener en cuenta el nexo agricultura-ganadería dentro de las estrategias de planificación hidrológica a largo plazo.

Ángel de Miguel

Investigador de IMDEA Agua

Reuters / Europa Press
13/05/2015 - 6:28

Una cepa del virus de la gripe aviar de rápida propagación ha sido confirmada por primera vez en el estado de Nebraska, en una granja especializada en la producción de huevos que alberga a 1,7 millones de gallinas, según ha dicho este martes el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés).

El caso ha sido detectado en el condado de Dixon, en Nebraska, lo que eleva el número de estados afectados por el brote a 16 y hace que ascienda a 32 millones la cifra total de aves que han muerto o serán sacrificadas en todo el país.

La industria avícola y de huevos en Estados Unidos ha estado luchando durante meses contra el mayor brote en de la influenza aviar en la historia del país.

Las autoridades desconocen cómo el virus H5N2 ha llegado a la granja de Nebraska. La propiedad ha sido puesta en cuarentena y las aves serán sacrificadas, según ha explicado el USDA.

"Desafortunadamente, Nebraska se ha unido a una larga lista de estados que actualmente se enfrentan con la altamente patógena influenza aviar", ha señalado Greg Ibach, director del departamento de agricultura de Nebraska.

Los productores y reguladores estatales de Nebraska han planteado crecientes preocupaciones ante de la posibilidad de que el virus se propague desde su vecino estado de Iowa, donde más de 24 millones de aves de 39 criaderos han resultado infectadas.

La continua propagación del altamente contagioso virus H5 preocupa a granjeros e investigadores, quienes esperaban que el clima más cálido en la primavera boreal ayudase a reducir el número de infecciones.

Sin embargo, el brote ha demostrado pocas señales de ceder hasta el momento. El lunes, una cepa de gripe aviar que se había encontrado con anterioridad solamente en el oeste de Estados Unidos apareció en una bandada de aves de corral en Indiana.

Las cepas H5 en el actual brote en Estados Unidos plantean un bajo riesgo para la salud de los humanos, según expertos. Asimismo, por el momento, no se han identificado infecciones en personas.

http://www.eleconomista.es/salud/noticias/6705728/05/15/EEUU-El-brote-de-gripe-aviar-afecta-a-una-granja-de-aves-de-Nebraska.html#.Kku8novLEdEoTBa

August 13, 2020. Centro Nacional de Sanidad Agropecuaria, webmaster@censa.edu.cu . Joomla 3.0 Templates